Cómo preparar purín de ortiga y sus usos

Seguramente habrás oído hablar sobre los purines. Pues queremos enseñarte a hacer y aplicar correctamente uno de ellos, el purín de ortigas.

 La ortiga es una planta que tiene un montón de beneficios para nuestro huerto. Fortalece las plantas, les da vigor, además también activa a las poblaciones de microorganismos en el suelo y en el compost, y por si fuera poco, tiene un efecto protector contra plagas de hongos e insectos

Es probable que ya lo sepas pero esta planta está recubierta de unos pelitos urticantes que se rompen con mucha facilidad que provocan irritaciones en la piel así que sobra decir que es mejor protegerse a la hora de manipular esta planta, como mínimo usar guantes.

Dicho esto, entramos en materia.

¿Qué aporta el purín de ortiga?

La ortiga es una planta con múltiples beneficios para nuestra huerta.

En primer lugar, porque tiene mucho nitrógeno y esto va a favorecer el crecimiento de la microbiota que hay en el suelo, en el compost o en el vermicompost. El 40% del nitrógeno que contiene la ortiga está en forma amoniacal y el amonio es una molécula muy biodisponible, aunque las plantas sólo van a verse beneficiadas de un aporte extra de nitrógeno si previamente había un déficit. Si no existe tal déficit, por más nitrógeno que le pongamos a una planta, ésta no va a crecer más.

Además, la ortiga contiene bastante hierro, y esto es especialmente interesante si nuestro huerto está sobre un suelo calizo o alcalino, porque en estas condiciones las plantas pueden tener dificultades para absorber el hierro que haya en el suelo. Así que aportándoles un purín de ortigas podríamos ver reverdecer esas plantas que están sufriendo de clorosis férrica.

La ortiga tiene también bastante silicio y este elemento nos va a venir muy bien como protección, ya que refuerza las paredes celulares haciendo que sean más rígidas y más fuertes. De esta manera, evita el desarrollo de enfermedades porque impide la penetración en el tejido por parte de hongos como el oídio, el mildiu o la roya. Además cuando aplicamos sílice en una planta, este tiene un efecto secante con lo cual también ayuda a prevenir la aparición de estos hongos que tantos problemas causan en los huertos.

Una de las sustancias básicas que hace que las ortigas sean urticantes es el ácido fórmico y esta molécula ha resultado ser especialmente interesante a la hora de repeler plagas como determinados ácaros (araña roja), la mosca blanca o los pulgones.


Además durante la fermentación del purín se liberan al medio un montón de fitohormonas como por ejemplo las giberelinas o las auxinas que promueven el crecimiento de las raíces o la germinación y el crecimiento vegetativo.


Y por si fuera poco, las ortigas también contienen calcio, magnesio, fósforo y un montón de otras vitaminas y micronutrientes.

En definitiva

El purín de ortiga es un extracto fermentado que aporta tanto nitrógeno mineral como nitrógeno orgánico, fósforo, potasio, calcio, magnesio, silicio y fitohormonas (giberelinas y auxinas). Así pues, la ortiga es un abono natural que estimula el crecimiento vegetativo y radicular de la planta.


Pese a todos estos beneficios de los que te estado hablando, la ortiga no va a ser un gran curativo contra ningún tipo de plaga, ya sea causada por insectos o por hongos. Sí que va a ayudar a tener un suelo saludable y sí que tiene muy buen efecto preventivo, pero si la plaga ya se ha consolidado, rociando purín de ortiga no vamos a verla desaparecer.

¿Cómo preparar purín de ortigas?

Se dice que se puede preparar el abono de ortigas tanto con la planta fresca como con la planta seca aunque en realidad no se obtienen los mismos resultados. Te dejo un estudio realizado por la Universidad de la Plata que en el que se vio que el purín elaborado con planta fresca es mucho más efectivo, no queda muy claro el porqué, aunque lo más probable es que se deba a todos esos microorganismos que viven sobre la planta viva que aún está fresca.

Si vas a buscar ortigas silvestres coge unas pocas y deja la mayoría en su lugar. No arrases con todas porque cada planta tiene su función en el medio en el que crece.

Usa tijeras y corta el tallo bien abajo pero dejando la raíz bajo el suelo en primer lugar, porque así no vas a perturbar tanto ese espacio. Pero es que además las raíces de la ortiga no nos interesan en absoluto: la raíz contiene un principio activo que se llama aglutinina y que inhibe el crecimiento de las micorrizas. Por eso aún a día de hoy no se ha encontrado ninguna micorriza arbuscular que esté en simbiosis con las ortigas. 

Ortigas frescas antes de ser recolectadas


Si no tienes acceso a la ortiga silvestre puedes cultivarla perfectamente. Vas a encontrar semilla a muy buen precio y si no la encuentras te explico un truco muy curioso.


Resulta que la semilla de ortiga es un ingrediente muy usado para la alimentación de los pájaros así que en tiendas de animales puedes encontrar grandes formatos de medio kilo o un kilo de semillas de ortiga a muy buen precio.


Simplemente, puedes sembrar esas en tu huerto y no te preocupes, porque la ortiga cultivada tiene tanta o más calidad que la silvestre. Ya se ha demostrado que en condiciones de huerta una ortiga produce más calcio, más nitrógeno y más potasio que las silvestres aunque es cierto que la que podemos recoger de la naturaleza contiene una mayor cantidad de vitamina C.

Si ya tienes tu ortiga fresca, puedes empezar a hacer el purín.

Para ello, lo que a nosotros nos gusta hacer en primer lugar es trocear la planta. Aunque esto no es del todo imprescindible, pero sí que ayuda después a sumergirla y se acaban extrayendo mejor todos esos principios activos.

Usa guantes, porque si no, vas a acabar con las manos totalmente rojas.


Las proporciones de ingredientes

Por cada 100g de hojas utiliza un litro de agua. O lo que es lo mismo, por cada kilogramo de hojas usa unos 10 litros de agua.

Añadiendo agua de lluvia al purín de ortigas

¿Qué agua utilizar?

La mejor agua que puedes utilizar para los purines es el agua de lluvia. Si no tienes puedes utilizar perfectamente agua de pozo o agua que de un aparato de osmosis. Si ninguna de estas opciones está a tu alcance, entonces utiliza agua del grifo pero déjala previamente dos días en un cubo destapado para que así pierda todo el cloro. Lo que debemos evitar a toda costa es hacer un purín con agua que contenga cloro.

El recipiente puede ser de plástico alimentario, de cerámica, de madera o incluso de vidrio. Sé que en muchos lugares se aconseja no utilizar metal y que el metal no entre en contacto con este tipo de elaboraciones pero lo cierto es que el acero inoxidable es un material de primera que puedes utilizar tranquilamente.


Eso sí, te aconsejo que evites el aluminio, el zinc, el cobre y otro tipo de metales, porque eso sí que podrían interactuar y oxidarse con los ácidos que se van a producir en este preparado.


Destápalo de tal manera que pueda liberar los gases. Durante el proceso va a producir bastante CO2 que debe poder salir. Puedes poner una tapa que quede un poco holgada, puedes taparlo con una tela o con una malla de mosquitera fina o también puedes usar sello de agua sobre la tapa del cubo que permite la salida de gases pero no la entrada.

El problema si lo dejas descubierto destapado es que va a traer a gran cantidad de la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) y es una especie de mosca muy pequeña que está completamente recubierta de bacterias acéticas. Así que esa fermentación se contaminaría de esas bacterias, perderíamos biodiversidad y eso no nos interesa.


A diferencia de lo que se suele recomendar yo te sugiero que no lo muevas muy a menudo. De hecho no hace falta que lo agites, simplemente, cada dos o tres días, con un palo puedes sumergir las ortigas, porque con la formación de burbujas y todo ese CO2 el material vegetal tiende a flotar y lo que nos interesa es remojarlo un poco para que tenga lugar esa extracción, pero no introducir oxígeno.

Preparando el purín de ortiga


¿Cuándo está listo el purín de ortiga?

El tiempo que va a durar la fermentación dependerá mucho de la temperatura. En pleno verano con una temperatura que supere los 30 grados en unos 6 días va a estar listo. Pero si la temperatura es un poco más baja, alrededor de los 20, probablemente necesites 10 o 12 días.


No te aconsejo que lo hagas por debajo de 15 grados, y si se da el caso, procúrale un espacio cálido o incluso una manta calefactora para así asegurar que esa fermentación acaba.


Verás perfectamente que la fermentación ha acabado cuando deje de producir burbujas. Siempre pueden quedar algunas disueltas y al mover que se escapen pero verás que en la superficie ya no se forma esa espuma.


Ese es el mejor indicativo para ver que la fermentación ha acabado y ya podemos proceder a filtrar.

Purín de ortigas con la fermentación finalizada


¿Cómo almacenar el purín de ortiga?

Para filtrar lo que mejor funciona es una bolsa de malla fina y traspasar el líquido de un cubo a otro. Si no tienes este tipo de bolsas cualquier bolsa textil también te va a funcionar o un saco por ejemplo de rafia podría hacer la misma función. También un trozo de tela podría servirte para filtrar este preparado.

Lo importante es que obtengas un líquido, que no hace falta que esté perfectamente filtrado, pero al menos que no contenga trozos grandes. Y que por otro lado que te quedes con todas esas hojas a medio fermentar.

filtrando el purin de ortiga con una malla fina

Esas hojas van a ir de maravilla si las añades al compost o al vermicompost, van a dar un empujón extra a la descomposición. También puedes añadirlas simplemente sobre el suelo del huerto. No hace falta incorporarlas y ya verás como en muy poco tiempo van a integrarse y el suelo mejorará muchísimo.

El líquido resultante, el purín puedes guardarlo perfectamente en una garrafa tapada en un lugar fresco y oscuro.

Ten en cuenta que podría refermentar, sobre todo durante los primeros meses o si las temperaturas suben. Por eso cada pocos días, vigila esa garrafa y abre un poco el tapón porque si se ha producido algo de gas así conseguirás liberarlo y que no se empiece a hinchar la garrafa, porque cabe el riesgo de que explote.


Si no quieres arriesgar te deja el tapón un poco suelto o tápalo con una tela o papel y así no tendrás ningún problema.


Conservando el purín de ortiga en una garrafa hermética


¿Cuánto dura el purín de ortiga?

El purín de ortiga normalmente se puede almacenar en una garrafa hermética en un lugar fresco y oscuro 6 meses.

Usos del purín de ortiga

Una manera de usar este preparado es foliarmente, en pulverización. Puedes perseguir dos efectos con este uso.

Insecticida

Por un lado como insecticida, me parece muy apropiado. Ya te comentaba más arriba que tiene un efecto repelente de plagas e insecticida gracias al contenido en ácido fórmico.

Abono

También podrías estar buscando un efecto de fertilización, porque en muchos lugares se recomienda utilizar el purín de ortiga como un abono foliar.


Voy a darte mi opinión honesta sobre esto y es que la fertilización foliar es muy complicada, no funciona con todas las plantas y habrás visto que hay algunas, como las capuchinas o las coles, que en su superficie de las hojas tienden a repeler el agua, generan ese efecto hidrofóbico y se forman unas gotas redondas que parece que no llegan a mojar nunca la planta.

Utilizando el purín de ortigas foliarmente


En estos casos es muy difícil que los principios activos o que los nutrientes penetren a través de la hoja. Por otro lado, no todos los nutrientes pueden atravesar esa pared celular el sílice por ejemplo no la atraviesa y solo es factible fertilizar de forma radicular en el suelo y no a través de la hoja. Hay otros compuestos como el nitrógeno que sí que podría llegar a atravesar pero deberíamos garantizar un tiempo de contacto que es muy largo, con lo que se hace un poco de viento calor o no hemos mojado suficiente la hoja al pulverizar ese nitrógeno, tampoco va a conseguir penetrar.


Ya ves que la fertilización foliar es compleja y, además, un razonamiento muy básico que yo siempre me hago:

Reflexión

Si en agricultura ecológica el sentido es cuidar al suelo para que las plantas encuentren en él todo aquello que necesitan, ¿qué sentido tiene fertilizar foliarmente porque vamos a nutrir las plantas a través de las hojas y no a través del suelo?


Si vas a aplicarlo sobre las hojas de las plantas, es muy importante que el pH coincida con el que tienen esas hojas. Si es muy dispar puedes hacerles daño, y el problema está en que al hacer el purín normalmente el pH tiende a bajar. Compruébalo cuando hayas hecho la mezcla con el agua, la dilución y si es demasiado bajo tendrás que subirlo. Si necesitas subir un poco el pH simplemente añade cenizas, hazlo poco a poco para no pasarte y cuando lo hayas hecho un par de veces ya tendrás una idea aproximada de la cantidad de cenizas que necesita tu preparado para un uso foliar.

La dosis como abono foliar es del 5 al 10% de dilución eso quiere decir de medio litro a un litro de purín de ortiga por cada 10 litros de agua.

Nuestra forma preferida de utilizar este excelente abono es en el suelo con el riego. En este caso, eleva la dilución hasta entre un 20 y un 50%. Es decir, de 2 a 5 litros de purín por cada 10 litros de agua de riego.

En estos casos, poner más cantidad no siempre es mejor yo prefiero ir a dosis bajas y repetir el tratamiento varias veces. Me parece mucho más efectivo.


En los semilleros

También te quiero enseñar otra manera de utilizar este purín muy interesante.

Coge un vaso de agua pon uno o dos dedos del purín de ortigas en el vaso y acaba de llenarlo con agua.

Este líquido es muy bueno para remojar las semillas y que así germinen antes y además conseguir que estén protegidas desde el primer momento contra algunos hongos como aquellos que provocan el ‘damping off’.

Y no sólo eso, sino que estimula la actividad microbiana en el semillero y ayuda al desarrollo de raíces.

Mejorando la germinación de las semillas con el purín de ortigas


Cada semilla tiene un tiempo máximo de remojo para hidratarse. Si la semilla es pequeña será de unas pocas horas y si la semilla es más grande podemos alargarlo más.

Ya ves qué sencillo es preparar este purín de ortigas. Quien lo aplicado sabe lo bien que funciona y cómo puede llegar a transformar el suelo de un huerto una planta tan simple como la ortiga.

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Y RECIBE TODAS LAS NOVEDADES Y OFERTAS DE LA TANINA

* Campo necesario
Acepto la política de privacidad

Responsable: La Tanina. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Solicitamos estos datos para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: Consentimiento del Interesado. Destinatarios: servidores de Dinahosting S.L. (proveedor de hosting de La Tanina.) (ver Política de privacidad).